Blog

Furin – Un símbolo del verano Japonés

¿Qué es un Furin?

 

風鈴 (Fûrin) / fonética (Fuurin)

 

También llamadas campanillas de viento, son una pequeñas campanas que están hechas de cristal, cerámica o metal que se cuelgan en las casas como inicio del verano japonés.Sus colores a menudo evocan objetos o sustancias refrescantes como el agua fresca y el metal.

 

En Japón es muy corriente colgar los furin en los templos o en las casas de la gente para prevenir que entren malos espíritus y ahuyentarlos. Además, se dice que cuando oyes el sonido de un furin, significa que nada malo va a suceder. Para un japonés, el sonido de las furin es sinónimo del verano y les da cierta paz y tranquilidad, aliviándoles en cierta forma del húmedo calor del verano japonés”. Los monjes lo utilizaron como un objeto mágico que ayudaba a ahuyentar el mal y llamar a la tranquilidad en los templos.

 

Pero hay más razones por las cuales los furin son tan populares en Japón. Siendo uno de los materiales más comunes el vidrio, éste permite hacer distintas decoraciones en cada furin. Además, se dice que, cuando oyes el sonido de uno, hace que sientas menos el calor y provoque un efecto relajante.

Dato curioso:

Algunas personas piensan que atraerá almas y no deberían ser colocadas, pero en algunas partes de Asia, la gente piensa que las campanas de viento pueden traer buena suerte.

 

“Después de la tormenta llega la calma”

 

Durante el mes de junio, justo antes de comenzar el verano, se produce cada año la temporada de lluvias.

Por este motivo, en el antiguo calendario lunisolar japonés (旧暦, kyūreki), el mes de junio recibía el nombre de Minazuki (水無月), que significa “mes del agua”, por ser el mes en el que se inundaban los arrozales gracias a estas lluvias.

Los dragones son los seres causantes de la lluvia según la mitología japonesa. Existen numerosos templos a lo largo de todo Japón en los que se rinde culto a este animal de la mitología.

 

Las Fuurin, las campanillas de los deseos

El origen de las Fuurin se encuentra realmente en China. Allí se utilizaban en los campos de bambú para saber la dirección en que soplaba el viento y su fuerza. Unos monjes budistas japoneses que viajaron a China las trajeron consigo y se convirtieran rápidamente en una elemento tradicional en los hogares de su país. Su nombre se puede traducir como “campanillas de viento”. Primero fueron colgadas de las cuatro esquinas de los templos para ahuyentar los malos espíritus y para que con su armonioso y agradable sonido atrajeran la paz. Poco a poco se extendió la idea de que allá donde se escuchaba el tintineo melodioso de las pequeñas campanas de viento, no ocurría ninguna desgracia. Siguiendo esta premisa, los japoneses las colocaron en sus hogares.

 

Más tarde se hicieron de cristal, que son las más vistosas y coloridas. Del final del badajo cuelga un papel con un deseo o con una frase positiva. El viento mueve el papel y el pequeño badajo golpea las paredes de la campana repartiendo por el aire ese sonido que para los japoneses siempre transmite buenas sensaciones..

 

El momento de colocarlas en puertas, ventanas y balcones es en la primavera y a principios de verano. En esa época es cuando empieza a soplar una agradable brisa que moverá las fuurin. Suelen ser de colores que recuerdan el frescor del aire y el agua en primavera. Utilizan especialmente verdes y azules. El tono musical que producen depende del material de que están hechas, del grosor de las paredes, del tipo y largo del badajo, etc…

 

Feng Shui (literalmente, viento y agua) es un antiguo sistema filosófico orientado a armonizar la relación del hombre con las energías del espacio y el tiempo. originario de china, el feng shui nos permite reconocer cómo  en los distintos ambientes de una casa se generan campos de energías, positivas y negativas. para esto, el feng shui usa las coordenadas de los ambientes, la posición de los muebles y los colores predominantes de en la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *